Candombe Uruguayo - Los Morochos de la Usina

Candombe - tambores, tamboriles, musica afro-rioplatense

Tu mensaje fue enviado correctamente!

...bajá el murciélago para leer todo

Morochos de la usina. ¿Morochos?...bue...alguno más o menos morochito hay pero tampoco para tanto. Lo importante es esa negritud que cada uno de nosotros tiene en su interior, es decir esa fuerza y amor por los tambores que nos hace sentir el candombe. La que algunos, los de la otra orilla, la llevan desde la cuna y la que otros la forjarán en estas tierras. Todo esto hizo que el candombe como un gran imán, nos uniera al lado en esa usina del tranquilo barrio de Tolosa. Y que le sacudiéramos la modorra del sábado por la tarde a pura lonja y madera.


Un buen día uno dijo: che, ¿Cuándo vamos a armar una banda de candombe? Todo cerro en un parpadear. Ya teníamos a todos los integrantes los cuales, con juramento de sangre de por medio, dijimos nunca dejar entrar a una mujer en el grupo. Era una banda de hombres y sólo hombres hasta que al tercer ensayo Felipe, otrora tocador de tambor piano, nos dejó. ¡Nos dejo en Pampa y la vía! ¿De dónde sacábamos otro tocador? Y así, y como quien no quiere la cosa, tres mujeres entraron al círculo cerrado. ¡Vientos huracanados, rayos y centellas! Una catástrofe. ¡Tres minitas se nos cuelan por la ventana a nuestra “banda de machos candomberos”!.Y ahí si cerró nuestro círculo perfecto. Con su voz oriental y encantanda, Nelson iba a ser quien cantara nuestras canciones. Fabi, calvo, con ojitos claros y dedos inquietos, haría bases increíbles e inigualables desde su bajo.


Las dulces, pero siempre rudas Andy y Pili, desde los coros enamorarían con sus golas aterciopeladas a la platea masculina… Y ¿por qué no femenina? Desde la guitarra el misterioso e impredecible Fefito, haría melodías hermosas detrás de su enmarañada melena.


Y en la batea de tambores, el trío dinámico: con repicados sorprendentes y tan ensortijados como sus rulos, Ale tocaría repique. Lili nos daría lo que necesitábamos: un toque de chico tan contundente e imparable como una locomotora a vapor. Y haciendo rezongar su piano gordo gordo como un luchador de sumo, el Laucha para cerrar.


Señoras y señores, llega aplanando el milongón.

Con ustedes…Los Morochos de la Usina.

Nombre

nelson delgado

Instrumento

voz y segunda guitarra

Nombre

fabi bidonde

Instrumento

bajo y coros

Nombre

fer martinez

Instrumento

primera guitarra
y coros

Nombre

andy finino

Instrumento

Voz (coros)

Nombre

pili martinez

Instrumento

Voz (coros)

Nombre

lili varela

Instrumento

tambor chico
y accesorios

Nombre

laucha dangelo

Instrumento

tambor piano
y accesorios

Nombre

ale sottile

Instrumento

tambor repique
y accesorios